En el funeral de Belaunde (Ocurrencias)

Taylor De la cruz | 5:19 a.m. |

Fernando Belaunde T
Ricardo Leyva Llaque viaja a Lima y estando en casa de Edumar Johansson, un día en que éste estaba con dolor de muela, aproximadamente a las 2 de la tarde, le dice a Ricardo: Ricky, anda por favor a la farmacia y cómprame una pastilla para el dolor de muela, toma aquí está el dinero.

Ricardo salió y caminó una cuadra por la avenida principal del lugar y no encontró ninguna farmacia, siguió caminando dos, tres, cuatro y muchas cuadras más y nada, hasta que se topó con una tremenda fila de gente muy bien vestida, casi todos de negro. Ricky preguna: -¿Para qué es esta cola? Esta cola para poder ver el cuerpo de Belaúnde y darle el último adiós. Ricky al ver que se trataba del ex presidente también se puso en la cola. Y se olvidó por completo de la pastilla que tenía que llevar a su amigo; que por cierto estaba que se revolcaba de dolor. Pasaría como una hora para que pueda entrar y como se sentía bien, junto gente importante, se quedó dos horas más adentro; hasta que a las ocho de la noche se acordó de su amigo Edumar, salió corriendo, encontró una farmacia y al fin casi a las nueve de la noche llegó con la pastilla, explicando que no había podido llegar antes porque había estado en los funerales de Don Fernando Belaúnde Terry. (Carlos Quevedo Guerra)

Category:

: