El puente del Río Negro - Cajabamba (Parte 1)

Por: RÍO NEGRO

Desde el mes de Diciembre hasta Abril, es la época de lluvias en toda la Sierra del Perú y en especial en el Valle de Condebamba, provincia de Cajabamba. Yo Río Negro, les quiero manifestar que estoy cansado de escuchar a las personas que llegan en carros, autobuses, combis, camiones, moto-taxis y decir que tienen que esperar que mi caudal baje. Soy un río y estoy orgulloso de serlo porque llevo agua (elemento vital) y también piedras que se unen… ese es mi orgullo.

La gente habla, comenta, algunos me arrequintan porque los hago esperar. A veces siento tristeza, porque veo a la ambulancia que no puede pasar. Siempre escucho que las autoridades están preparando el “expediente técnico” y en eso queda. Después de décadas es la “misma canción”. A veces pienso que me discriminan por mi nombre: Río Negro, por lo cual he decidido cambiármelo a: Río Blanco. Próximamente haré mi bautizo y para festejarlo dejaré unas enormes rocas en vuestro honor para que no pasen por varios días. Así sea un coronel.

Estuve conversando con mi tío el Rio Crisnejas, él siempre está alegre aunque me comentó que a duras penas cambian las tablas de su puente y que algunos peatones se han quebrado “la pata” cuando lo cruzan, pero esto no es culpa de mi tío, sino de los “personajes importantes” que se olvidaron del mantenimiento. Yo he pensado en proponer el día de mi bautizo, que mi puente lo hagan de piedra y cemento, con dos arcos (“dos son tus ojos”), con pasaje peatonal para los pobres que no tienen para pagar “la combi” y que lo pinten de color blanco…, veremos qué me dicen…,” en pedir no hay engaño”.

En este gran evento, la madrina será Elvia, quien nos estará acompañando desde el cielo y el padrino a elección del “comité pro-obras”. Y por supuesto en el menú del bautizo, estarán saboreando un exquisito “shambar” (receta de Elsa), el segundo será cuy con papas revueltas y ensalada de cebolla con tomates, para beber chicha de jora y chicha morada solamente. De esta manera los de “etiqueta negra” estarán que revientan. Para bailar solo valses, tonderos, pasacalles, marineras y huaynos. La tradición y la cultura propia están primero, aunque poco a poco se está perdiendo “allikay”.

Así, como son buenos para organizar el Gran Baile Social, yo el modesto Río Negro les propongo organicen el Gran Puente Social, para abreviar GPS. Traerán herramientas necesarias, piedras no porque yo tengo las suficientes, cemento, hormigón (le piden a mi tía La Playa) y verán que en tres meses tendrán el GPS. Tengo que alentar a la construcción del puente, porque será parte de mi ser y de gran utilidad para el transporte, comercio, turismo, etc.

Tienen que tener en cuenta lo siguiente (como ven soy un río educado, mi profesor vivía en el Puente Grande): buscar un líder para encontrar los trabajadores y obreros. Si les faltaran trabajadores podrían invitar a los muchachos del Club Alianza Lima, quienes son mis hinchas. Igualmente podrían invitar a las familias Ríos, Cuenca, de la Puente, porque tenemos algún parentesco. Para escoger al maestro de obras, hablen con Rosa, ella conoce uno en la Pampa Chica. Por favor, no olviden decirle que el puente aparte de los dos arcos, sea bien anchito para que puedan pasar dos autobuses y que además tenga acera de peatones a los costados. ¡Ah! Y por favor no lo vayan a construir muy alto. Unos arbolitos antes de llegar al puente no caerían mal.

Este GPS tiene que soportar las cuatro fuerzas de tensión mecánica, flexión, comprensión y tensión de corte, las cuales tienen que estar distribuidas en toda la estructura del puente. Su eficiencia la voy a considerar cuando vea pasar a dos camiones llenos de carga de las minas y se detengan al centro para admirar el agua que llevo. El costo estará compuesto de los materiales, mano de obra y maquinaria empleados…, no se olviden del mantenimiento.

Para terminar, el “estudio técnico” está bien, pero el trabajo comunitario estaría mejor, porque aprendemos a organizarnos y trabajar con solidaridad. Además, les doy un mensajito a “los funcionarios” de hacer reformas en sus reglamentos y leyes, que algunos están obsoletos porque continúan frenando el desarrollo y modernización de nuestra región. Yo Río Negro, ofrezco el transporte de estos escritos y con mi caudal llevarlos hasta mi abuelo, el Océano Atlántico.

Y por fin en el Valle de Condebamba, provincia de Cajabamba, se construirá el añorado, esperado puente del Río Negro, gracias al GPS, nuestro Gran Puente Social.

Autor: Guillermo Silva.

ACTUALIZADO 22 JUNIO 2010 (VIA FACEBOOK)