Diario El Comercio publica un especial sobre el caso: Delincuentes acuchillan a Manuel Obeso

ELCOMERCIO.PE .- La noche del 30 de noviembre del 2010, Manuel Obeso sintió, literalmente, que cortaron sus ilusiones: una de las dos personas que lo agredía le clavó un cuchillo en la misma médula espinal, momento que aún recuerda con los ojos húmedos. Dice que luego de la incisión dejó de sentir las piernas y cayó sobre la vereda de la casa de su familia, allá en la provincia de Cajabamba, en Cajamarca. Ya en el suelo, vio cómo los maleantes le punzaban el cuerpo inerte. Vio sangre. Gritó.

Desde aquella noche en que una prima lo socorrió, Manuel, de 29 años de edad, luchó por vivir. Primero lo llevaron a Cajamarca y luego a Trujillo. Un largo camino en el que tuvo que escuchar noticias alentadoras y otras que no lo eran tanto: a los cinco días de sufrir el ataque, a Manuel Obeso se le apagó la voz.

Expuesto a las enfermedades de los hospitales, adquirió una neumonía, meningitis, la bacteria de la pseudomona y tuvo un paro cardiaco. Más de un médico lo de-sahució, pero él siguió bregando.

LA LUCHA DE TODOS
En los más de ocho meses que lleva en cama, Manuel Obeso, quien llegó de Argentina poco antes de sufrir el atentado para apoyar a su madre en una campaña electoral, recibió el apoyo de mucha gente, principalmente de su familia y de sus colegas fotógrafos.

Este apoyo llegó a través de la página www.ayudemosamanu y se inició una cruzada solidaria (se vendía parte de su proyecto fotográfico que estaba haciendo en Puno, Cusco y en la Libertad).

En esta lucha por que su hijo no muera es que Natividad Obeso escucha del caso de la pequeña Romina Cornejo, a quien una bala le dañó la médula espinal. Se comunica con la madre de la niña y luego con el médico Hernando Rafael, quien le dice que sí es factible operar a su primogénito.

“Mi hijo es fuerte, aunque a veces me ha dicho que ya no quiere vivir. Eso no lo puedo permitir porque sé que Dios tiene preparado algo para él”, dice Natividad y rompe en llanto. Luego cuenta que el pasado 10 de agosto lo operaron en la clínica Santa Mónica en Lima y que todo ha salido bien.

“El doctor Rafael me ha dicho que se va a recuperar hasta en un 50%, lo que ya es mucho. Ahora que mi hijo se va a mejorar, vamos a iniciar la lucha para que las personas que lo atacaron vayan a la cárcel”, dice.

EN BUSCA DE LOS CULPABLES
Cuando a Manuel Obeso le preguntan por su agresores, él dice que los puede reconocer. Sin borrar la sonrisa que lo caracteriza, dice que si los tiene al frente los señalaría sin temor. Su madre cuenta que son dos los sujetos y que siguen libres, pese a que la policía asistió al lugar de los hechos y escuchó las versiones de los testigos que sindicaban a Arles Diosmer Mercedes Espeleta (21) y Henrry Mercedes Vega (18) como las personas que acuchillaron salvajemente a su hijo hasta en diez oportunidades para robarle.

Si bien se manejan otras versiones sobre lo sucedido, lo cierto es que las investigaciones que realiza el fiscal provincial de Cajabamaba, Urías Mostacero Díaz, señalan que se trataría de un intento de robo en la tienda familiar que estaba ordenando Manuel.

“Después de la agresión, la policía de Cajabamba me comunica el hecho. Como dicta el procedimiento, verificamos sus domicilios e interrogamos a los familiares que vivían con ellos. En esta primera pesquisa nos enteramos de que ambos habían viajado –apenas horas después de reportado el ataque– con rumbo desconocido. Obviamente, la repentina fuga le dio más peso a las sospechas policiales”, sostiene el fiscal.

Asimismo, Urías Mostacero comenta que la fiscalía está a la espera de que Manuel identifique las fotografías de sus agresores. Eso no sucedió aún debido al estado de salud de la víctima. Mientras tanto, las investigaciones para dar con el paradero de los sospechosos continúan y Manuel se recupera en una clínica en Lima.

“Todo llega a su tiempo”, sostiene Natividad, emocionada.

EL DATO
Ayuda para el fotógrafo
Mediante la cuenta en soles del BCP, 570-18509414-0-31, se puede colaborar con él. Sus fotos se encuentran en www.manuelobeso.com