Entradas populares

21 de octubre de 2012

La Fiesta de los Reyes Magos en Cajabamba

ESCRITO POR: Luis Gerardo de Cardenas Falcón
EL 6 de enero, es el día de la Epifanía o de los Reyes Magos celebrado, por la iglesia católica conmemorando la visita que los tres Reyes Magos: Melchor, Gaspar y Baltasar quienes vinieron desde el Oriente, atravesando desiertos y montañas, cabalgando en sus camellos y guiados por una luminosa estrella, para adorar al Rey de de los Judíos, el Niño Jesús, nacido en Belén. Se detuvieron en Jerusalén preguntando: “¿Dónde está el Niño que ha nacido, el Rey de los Judíos? “Venimos guiados por una estrella que apareció en el Oriente y es ella la que guía nuestros pasos.

Estamos acá para adorarlo. Al oír esto, el Rey Herodes se puso muy preocupado; entonces llamó a sus Pontífices y Escribas (que eran los que conocían las escrituras) y les preguntó el lugar del nacimiento del Mesías, del Salvador al que el pueblo judío esperaba desde hacía mucho tiempo. Ellos contestaron: En Belén de Judá, pues así está escrito por el Profeta.

CAJABAMBA.-
En Cajabamba, hasta los años cincuenta se conmemoraba la fiesta de los Reyes Magos. Actualmente, es sólo una festividad religiosa y una mención en la iglesia al día de la Epifanía, mostrando a los Magos que forman parte del Nacimiento confeccionado en la Iglesia. Hasta antes de los años sesenta la iglesia patrocinaba el desfile por las calles de la ciudad de tres cabalgatas montados por niños ataviados como los Reyes Magos.

Gaspar, era el rey blanco y llevaba incienso para adorar al hijo de Dios. Melchor, era el rey moreno y llevaba oro para simbolizar las riquezas de este mundo y Baltasar, el rey negro, quien portaba mirra como homenaje digno de los dioses. Los Reyes Magos llevaban sus alforjas llenas de caramelos que iban lanzando a medida que pasaban por las calles. En las casas donde habían preparado un pequeño altar, generalmente adornado con flores de la localidad, los reyes desmontaban de sus caballos y hacía entrega de algún presente, generalmente estampas religiosas otorgadas a los reyes magos por los sacerdotes de la parroquia.

Se detenían también en las casas donde había un niño enfermo para hacerle un pequeño obsequio generalmente otra estampita de una santo milagroso y algún juguete de los obsequiados a la parroquia. La gente solía echar flores al paso de la cabalgata y muchos niños seguían al cortejo por las calles esperando recibir caramelos o confites que arrojaban los reyes.

El paseo se iniciaba en la iglesia y se desplazaba por el Norte, hasta el final de la Alameda. Por el Sur, hasta la Plazuela Málaga (Libertad o Bolívar). Al retornar, daban dos vueltas por la Plaza y descendían “Los tres reyes” frente al Convento, donde les preparaban un desayuno con chocolate y bizcochos. Los padres de parroquia les obsequiaron con milagrosas estampitas del Beato Antonio María Claret y de la Virgen del Perpetuo Socorro.

En las casas se preparaba un desayuno donde los tradicional era tomar chocolate con “las empanaditas de Reyes Magos”, muy condimentadas y con abundante “cebolla de rabo”, carne, pedazos de huevo duro y especies, generalmente bastante picantes. En esa época, la alcaldía y la parroquia, atendía a los niños de familias de menores recursos ofreciendo un desayuno de chocolate con pan y mantequilla de “Jocos” y obsequiando juguetes de poco valor.

A los niños, en casas más acomodadas, sus padres les decía a sus hijos e hijas que los Reyes Magos les ponían juguetes, generalmente hechos en la propia ciudad tales como camioncitos de madera y palitroques para los niños. A las niñas muñecas y elementos de la casa como cocinitas y espejitos.

Con el tiempo fueron otros juguetes comprados en Trujillo como arcos y flechas y raramente pistolas de juguete muñecas de biscuit y aún algunas “dormilonas” La celebración de “Los Reyes Magos” y la distribución de juguetes tuvo vigencia en Cajabamba hasta promediar los años cincuenta en que los Reyes Magos fueron sustituidos por el Niño Dios y a partir de los años setenta aparece el Papá Noel o Santa Klaus, propia del incipiente proceso demundialización, pues cada vez más la sociedad cajabambina va entrando en el proceso de15 globalización y la actual sociedad de consumo que incluye además los referentes ideológicos y culturales que le son propios


20 de octubre de 2012

Las Mujeres del "Ojo Alegre" en los años 60 | Cajabamba

En realidad no había prostitutas sino mujeres del Ojo alegre es decir, que eran fácilmente abordables. Este abordaje podía conducir a un encuentro sexual. Eran muy conocidas las mujeres que tenían ofrecían esa facilidad y estaban reservadas solo para los adultos acomodados, quienes con dinero y obsequios podían conseguir sus favores. En realidad hasta fines de los sesenta eran conocidas solamente tres personas dos en le Puente Grande y un en los alrededores de la Plazuela Málaga (Libertad o Bolívar).

Se sabía y sabían los adolescentes que existía una mujer semi sorda y semi muda la que por el pago de unos pocos soles se podía comprarle sus favores y tirársela en el pasto o en un lugar alejado o cercano a una quebrada u otro sitio más escondido. Esta fémina podía aceptar uno o varios jóvenes para hacer el acto sexual. Era una situación eventual y fortuita, ello obligaba a los interesados ha hacer un seguimiento de ella desde que era divisada hasta hacer la oferta monetaria y obtener sus favores. Este seguimiento muchas veces no daba resultados positivos.

Escribe: Luis Gerardo de Cardenás Falcón

cajabamba

cajabamba